Arqueología subacuática

El deseo de explorar el fondo del lago Titicaca en un proceso arqueológico no es una idea reciente. Tan pronto como aparecieron y se dominaron nuevas técnicas que permitieron el acceso a este territorio hasta entonces inaccesible, se realizaron numerosas expediciones en las aguas del lago Titicaca entre 1954 y 2004.

En el estado actual de la investigación, contamos con al menos 19 operaciones de buceo arqueológico en territorio boliviano, incluyendo la del Comandante Jacques-Yves Cousteau en 1968 y la de Johan Reinhard de National Geographic entre 1989 y 1992. Éstas muestran que la exploración subacuática en el Lago Titicaca es históricamente muy rica y excepcional para una sola región específica. Esta historia de investigación y exploración subacuática en el Titicaca constituye un importante patrimonio y una experiencia significativa sobre la que podría formularse un nuevo proyecto de excavación llevado a cabo por la ULB entre 2012 y 2014 (Proyecto Huiñaimarca) y, en su continuidad, un segundo proyecto entre 2016 y 2018 (Proyecto Titicaca) en colaboración con la CTB-Enabel.

Hasta la fecha, las operaciones de la ULB entre 2012 y 2017 han localizado 22 sitios arqueológicos sumergidos dentro de los cuales se han descubierto más de 20.000 artefactos, lo que representa más de 220 días de trabajo en el lago, 1609 horas de buceo y más de 1.350 inmersiones. El equipo binacional está compuesto por 30 miembros: 15 especialistas belgas (o europeos) y 15 especialistas bolivianos.