Escuela de arqueólogos buceadores

La creación de una escuela de arqueología subacuática en el lago Titicaca es un paso esencial para la sostenibilidad de la gestión del patrimonio subacuático boliviano y de las actividades de estudio realizadas en las aguas del lago desde 2012. El objetivo de esta escuela es la implementación de un programa de formación de buceadores bolivianos especializados en arqueología subacuática.

Esta formación comprende no sólo el aprendizaje de competencias técnicas específicas del buceo, sino también de competencias teóricas, metodológicas y prácticas específicas de la arqueología subacuática. La formación "deportiva" es supervisada por el Centro de Instrución de Buceo en Altura (CIBA) y la formación en arqueología subacuática es supervisada por la ULB. Actualmente, seis estudiantes de arqueología de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) se benefician de esta formación: Ivanna Castro Prieto, Karen Lucero Mamani Condori, Sergio Duran Chacón, Usziel Leslie De La Fuente Arias, Debora Mattos Droguet y Katherine Bullain Miranda.

Esta primera clase de arqueólogos subacuaticas constituirá el primer equipo nacional formado y equipado para dedicarse a la gestión, estudio y protección del patrimonio subacuático de Bolivia. No sólo podrá intervenir en las aguas del lago durante las acciones arqueológicas preventivas posteriores a descubrimientos accidentales, sino también durante las misiones arqueológicas planificadas, ya sean nacionales o extranjeras.