Patrimonio en peligro

Que definiríamos como riesgo al Patrimonio Arqueológico?, es toda medida o acción natural y/ó antrópica que se desarrolle alterando parcial o totalmente un bien cultural asociado a desarrollos culturales prehispánicos y coloniales. Es decir, podemos identificar agentes naturales como la precipitación pluvial, corrientes eólicas, temperaturas extremas, humedad, etc., que de alguna manera afecten la composición y estructura de un bien cultural arqueológico (sea este mueble o inmueble).

Así también se asocian acciones generadas por el hombre (actividades antrópicas) que dañen o alteren parcialmente o en su totalidad a un bien arqueológico, como por ejemplo la remoción de tierra, el re-uso de áreas con fines cultivables o productivos, el saqueo inescrupuloso, la destrucción premeditada, o cualquier otra actividad de obra pública que no haya considerado acciones de protección del patrimonio arqueológico y generen destrucción.

Y es necesario añadir a dicha conceptualización que la contaminación y generación de residuos sólidos y líquidos y faltas de acciones que descarten la basura y contaminación del medio ambiente en superficie y sub-superficie también forman parte de acciones que ponen en riesgo del patrimonio arqueológico.  Por lo que son varias las acciones naturales y antrópicas el Patrimonio Arqueológico queda en riesgo, teniendo como resultado daños que en algunos casos son irreversibles.

La región circum-lacustre del Lago Titicaca ha sido identificada como una de las áreas más importantes dentro de la Arqueología Boliviana debido a la alta densidad de yacimientos arqueológicos que se presentan alrededor del Lago Titicaca. La razón de contar con una fuente de agua tan extensa ha generado que los asentamientos culturales reflejen una alta variedad de sitios arqueológicos, desde andenes, terrazas de cultivos, caminos, estructuras habitacionales, áreas ceremoniales, pintura rupestre, estructuras funerarias, etc. motivo por el cual el desarrollo de desarrollos culturales en el periodo prehispánico ha sido continuo y extenso.

Sin embargo a pesar de contar con esta diversificación del Patrimonio Arqueológico, el trabajo de conservación, puesta en valor y resguardo de los mismos no ha podido evitar los riesgos a los cuales se exponen este tipo de Patrimonio; y es por ello que en algunos casos se han identificado alteraciones y perdidas parciales o totales de lo que se denomina como Patrimonio Arqueológico.

A través del Proyecto del Lago se ha iniciado una política clara para el cuidado y protección del Patrimonio Arqueológico considerando el terrestre y subacuático. La elaboración de Leyes Municipales a favor del Patrimonio Arqueológico en los 13 Municipios involucrados, la identificación de sitios arqueológicos en superficie y subsuperficie, la conservación de material cultural identificado en investigaciones de arqueología subacuática, la generación de un Centro de Gestión del Patrimonio o bien la generación de obras de emergencia en sitios arqueológicos han permitido de alguna manera iniciar una labor que enfrente esta situación del Patrimonio Arqueológico en la Región Circum Lacustre del Lago Titicaca de Bolivia.
Es cierto, que las acciones no abordan toda la cantidad de riesgos que se identificarían en un Patrimonio Arqueológico, sin embargo, es el inicio de una labor que ya se empezó y que se visibiliza como una labor que crecerá a través del tiempo siempre y cuando el empoderamiento de la población considere al Patrimonio Arqueológico como parte de su identidad, desarrollo y valor cultural.